Las presentaciones de libros, Enrique Vila-Matas

Me parece muy seductor presentar libros que no existen y creo que se parece a un gesto del que Borges fue el pionero: hacer reseña de un libro inventado. Presentar libros que uno ha escrito tiene, en cambio, bien poco de seductor. Parece que a uno le castiguen por haber escrito ese libro. Es como si fuera una sanción que te imponen por haberlo publicado, como si quisieran advertirte de que no se te ocurra volver a hacerlo.

¿Qué habría ocurrido si a Kafka le hubieran preguntado, una y otra vez en entrevistas, qué significaba el escarabajo de La metamorfosis? Aunque él hubiera contestado que no lo sabía, nos habrían privado como lectores del misterio y la libertad de imaginación, dos de los grandes encantos de toda lectura. Ahora me doy cuenta de que fue eso precisamente de lo que hablábamos tú y yo, Jean, en el pasillo de la sala de actos del Institut Franais en la última ocasión en que nos vimos, que fue cuando presentaste Je m’en vais en Barcelona.

En realidad, seguro que lo sabes, nosotros sólo nos hemos visto en presentaciones de libros. Pero yo pienso que el destino de nuestra amistad no tiene por qué pasar forzosamente por las odiosas presentaciones de libros. Mira Jean, tendríamos que ir pensando en encontrarnos alguna vez en un escenario distinto: en la presentación de un libro que no exista, por ejemplo.

Enrique Vila-Matas

De la impostura en literatura

Vila-Matas/Jean Echenoz

Foto: Enrique Vila-Matas y Jean Echenoz

Fuente: http://www.enriquevilamatas.com/

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s